available texts on this page

 

 

 

HACIA UN HÁBITAT

DIFERENTE

36 proyectos y realizaciones de

Luigi Pellegrin arquitecto

un e-book de Dott. Arch. Michele Leonardi

© todos los derechos reservados

 

 

 

Introducción

Hacia un Hábitat Diferente - Volumen I

 

 

 

ES natural creer que la Ciudad es el signo invencible de todas las civilizaciones humanas. El esquema urbano estigmatizado por Hipódamo de Mileto hace más de 2,000 años, y aquí reducido a cuadrícula de pura parcelación - sin siquiera áreas para lo social, sin plaza, sin parque, nada avenida con grandes aceras para caminar, nada espacio público para el encuentro -, esto sería implícito en la existencia de todas las sociedades; según esta lógica supuesta espontánea, la cuadrícula bidimensional urbana sería un evento inevitable, al igual que el edificio-caja. Dos modelos de la vivienda, la del eschema urbanístico de Hipódamo de Mileto y el de edificio-caja, aparentemente prácticos, económicos y ... "a una escala humana".

              1 - Un barrio de Los Ángeles en vista aérea.

 

              2 - Los rascacielos de Los Ángeles por la noche.

 

              3 - Un suburbio metropolitano de Detroit caracterizado por edifi-

                   cios residenciales en baja densidad de población.

 

              4 - Contenedores apilados en el Puerto de Singapur.

 

5 - Típicos rascacielos en alta densidad de población, ubicados en Hong Kong, debido a la pequeña cantidad de espacio disponible en esta ciudad, pero esto refleja la práctica de construcción común en todo el mundo.

 

 

 

LO que es común entre este conjunto de edificios y contenedores es su grado de organización espacial y funcional. Como es sabido, los contenedores son cajas de hierro estandarizadas para productos que, en el caso del puerto, están esperando ser enrutados a otros lugares. Hasta este punto, todo es ordinario. El problema es que el mismo tratamiento, esto es, el de los objetos puros apilados uno al lado del otro, también se reserva a los edificios urbanos, es decir, a los componentes de las ciudades. Este es el mismo grado de organización que, en general, podemos observar en una biblioteca, en un cementerio, en un estacionamiento lleno de autos. El aplanamiento cultural global y el conformismo nos hacen creer que esta forma de vivir en la Tierra, ellos hacen que parezca que este es el destino inevitable para el hombre contemporáneo: un número entre miles de millones de números, carne para matanza, objetos pasivos para poner en contenedores.

Con un neologismo, llamamos a este diseño urbano milenario lleno de edificios-cajas: "el hábitat-ciudad". Como es bien sabido, especialmente para un siglo ahora, este modelo de hábitat (en particular el de la moderna zonificación urbana) produce solo nuevos escuálidos suburbios y ciudades anónimas en todo el mundo. Estamos hablando de "la suma que nunca es una suma", eso es un conjunto de "piezas" separados, que nunca están vinculados entre sí. Si reemplazamos el viejo motor de un automóvil con un nuevo motor ecológico, el resultado no cambia: el nuevo auto es ecológico, pero el resultado final es siempre el mismo, el nuevo sistema es siempre el mismo que antes, es el viejo carro. Similar, un nuevo edificio ecológico no puede cambiar nada en el contexto de la ciudad, si es conceptualmente siempre y solo un contenedor indiferente al contenido. De esta manera, la nueva pieza no produce ningún cambio en el sistema, el contemporáneo hábitat-ciudad.

Miles de millones de vidas humanas gastadas persiguiendo una quimera, es decir, una felicidad que nunca se puede lograr, persiguiendo una infinidad de tendencias, de modas y símbolos de estatus social, tratando de adaptarse a una realidad no humana, el de lo hábitat-ciudad, una lotería abominable donde muy pocas personas pueden ganar. Recordemos que en la naturaleza gana la cooperación, no la competencia: el darwinismo social no es una ley de la naturaleza.

 

 

 

HACIA el comienzo de los 80, mira el caso con el advenimiento del neoliberalismo económico, la investigación para nuevos modelos de habitar y nuovas tipologías de construcciones se ha detenido y se ha trasladado en el desempeño: así nació el Posmodernismo arquitectónico. Todo de una vez ninguna investigación anterior ha sido etiquetado como utópico, tanto en términos de innovación tipológica como en términos de visión.

Por ejemplo, lo que le sucedió a James Stirling, un maestro de la arquitectura moderna, del siglo XX, pasado de Seeley Historical Library en Cambridge a la Neue Staatsgalerie  de Stuttgart? El primer edificio es en 1968 y el segundo es en 1984: ambas son sus obras. Sin embargo, son dos tipologías y dos arquitecturas extremadamente distantes entre sí, y, sobre todo, no hay un pasaje intermedio entre estas dos obras. Este paso intermedio no se encuentra simplemente porque se ha detenido toda investigación arquitectónica y urbanística, porque ha habido un abandono de las armas, un verdadero escape de la realidad. Ha habido el desempeño no solo de Stirling, pero prácticamente para todos los arquitectos de la época, con algunas excepciones, como Renzo Piano o Richard Rogers (en ese momento etiquetado cómo "arquitectura high-tech"), Moshe Safdie, Lucien Kroll, Paolo Soleri (calificado como utópico), Luigi Pellegrin y algunos otros, que no se había rendido a las delicias recreativas del postmodernismo arquitectónico. Mire, por ejemplo, en Solimene Ceramic's Factory en Vietri sul Mare, diseñado por Paolo Soleri:

... En su opinión, ¿parece una arquitectura utópica? es decir, irrealizable? ¡Todavía funciona hoy desde 1953! Por supuesto, no es una utopía, porque se ha realizado. ¡Entonces solo un gran estúpido podría decir que sus arquitecturas son utópicas! Sin embargo, algunos han definido a Soleri como un utópico. Ciertamente, para una sociedad estéril todo es imposible, todo es una utopía. Pero nuestro inmenso recurso es el pensamiento humano, no el oro dentro de la mina, ni el petróleo bajo el suelo. De hecho, es el hombre el que le ha dado valor al oro, al petróleo, etc. El petróleo ha estado siempre bajo tierra, pero fue la humanidad para hacer del petróleo un recurso. Entonces, ¿cuántos otros recursos podríamos activar, como sociedad humana, si solo lo quisiéramos?

 

 

 

 

¿QUÉ puedes hacer hoy?

 

Podemos olvidar todos los antiguos y nuevos formalismos: el Postmodernismo, ya caído en el olvido después de décadas, las sombras del Deconstructivismo, la retórica de la falsa Verde aromatizado con un toque mágico de las verduras, como los forzados prados artificiales pegados a las superficies verticales de los edificios. Y podemos reanudar la investigación arquitectónica desde donde fue interrumpida. Pero creo que sería mejor aprender de aquellos que nunca han interrumpido esa investigación: Paolo Soleri, Moshe Safdie, Lucien Kroll, Richard Rogers, Gernot Minke, Cesare Rocchi, ... Luigi Pellegrin y algunos otros. Esta es la mejor cosa que podemos hacer.

 

   M. L.

 

 

 

Hello Dave !

I was born on May 18th, 2012

  I   a m   t h i n k i n g   . . . . . . . .

  of

 

 

 

 

 

       l i n k s   o f    t h e   d a y :